Buscar temas
Artículos   |   Finanzas

Evaluación de proyectos: Conoce el break-even como método de visualización del riesgo

Tomás Reyes

Escrito por Tomás Reyes Ph.D Berkeley, EE.UU.

Conocer el break-even de una variable nos permite cuantificar hasta qué valor esa variable se puede mover sin que esto afecte la decisión de inversión.

En esta clase, diremos que cuando los flujos futuros de un proyecto tienen variabilidad, entonces este proyecto tiene riesgo (ver acá cómo calcular los flujos de caja libre).

En otras palabras, el riesgo de un proyecto se puede medir como la variabilidad de sus retornos en respuesta a factores que no podemos controlar. El riesgo no está determinado solo por la variabilidad de factores externos, sino también depende de factores internos como la estructura del proyecto.

Consideremos, por ejemplo, dos tiendas que desean instalarse en un centro comercial, la primera paga un arriendo fijo mensual y la segunda paga como arriendo un porcentaje de las ventas.

El segundo proyecto (donde el arriendo es un porcentaje de las ventas) es menos riesgoso que el primero, ya que en caso de que las ventas bajen, parte de la pérdida por menores ingresos se verá compensada por un menor costo de arriendo.

La situación anterior es un ejemplo de apalancamiento operativo y consiste en modificar la proporción de costos fijos y variables de un proyecto, generando también un cambio en su nivel de riesgo.

La variabilidad del factor externo (las ventas del ejemplo) es la misma en ambos proyectos (arriendo fijo mensual y arriendo como porcentaje de ventas). Sin embargo, la variabilidad de cada proyecto respecto a este factor es distinta debido a su propia estructura.

Análisis de break-even

Una primera forma de visualizar el riesgo de un proyecto consiste en encontrar los puntos de quiebre o break-even de las variables relevantes. Este análisis se hace de una variable a la vez y supone independencia entre las distintas variables que influencian el valor de un proyecto.

Formalmente, el punto de quiebre es el valor que debe tomar una variable para que la decisión óptima, de hacer o no el proyecto, cambie. En otras palabras, el break-even es el valor que debe tomar la variable para que el VAN del proyecto se haga cero (ver acá como calcular el VAN).

Para obtener el break-even de una variable se deben seguir los siguientes pasos: (i) se escribe el VAN como función de la variable, (ii) se iguala la función anterior a cero, y (iii) se resuelve la ecuación que se forma para obtener el valor de la variable que hace el VAN cero.

Conocer el break-even de una variable nos permite cuantificar hasta qué valor esa variable se puede mover sin que esto afecte la decisión de inversión, es decir, sin que el signo del VAN cambie.

Un caso particular de punto de quiebre es la tasa interna de retorno (TIR). Como se vio en esta clase, la TIR es la tasa de descuento a la que el VAN del proyecto se hace 0. Es decir, la TIR es el break-even de la tasa de descuento.

Cuando un proyecto incluye varias decisiones estratégicas, es importante conocer los puntos de quiebre de todas las variables relacionadas a estas decisiones. Esto aporta robustez a la decisión de inversión.

Les dejo una pregunta para comentar, ¿qué otros tipos de análisis de riesgo se utilizan en su empresa u organización?

 No hay comentarios

Déjanos tu comentario

Nombre del CursoEvaluación de Proyectos

Diplomados asociados

volver al inicio
X