Buscar temas
Artículos   |   Finanzas

Evaluación de proyectos: ¿Cómo hacer un análisis de sensibilidad?

Tomás Reyes

Escrito por Tomás Reyes Ph.D Berkeley, EE.UU.

El análisis de sensibilidad ilustra cómo varía el valor del proyecto ante cambios en alguna de las variables clave.

¿Cuán firme es nuestra evaluación de un proyecto? El análisis de sensibilidad ilustra cómo varía el valor del proyecto ante cambios en alguna de sus variables clave, manteniendo el valor de las demás constante.

Es decir, este análisis se hace una variable a la vez y supone independencia entre las distintas variables que influencian el valor de un proyecto.

El primer paso para realizar un análisis de sensibilidad consiste en identificar las principales variables que afectan el valor del proyecto y que están fuera de nuestro control o pudieron ser estimadas de forma imprecisa.

Luego, para cada una de estas variables, se deben buscar escenarios positivos y negativos que sean razonables y bien fundamentados. Es decir, encontrar los mejores y peores valores que podrían tomar las variables en la práctica.

Finalmente se calcula el valor del proyecto en cada uno de estos escenarios (ver acá cómo calcular el valor de un proyecto usando el método del VAN).

Un ejemplo

Supongamos que una tienda vende un producto con un margen de $5.000 pesos y el estudio de mercado de la empresa estima que se venderán entre 10.000 y 13.000 unidades anuales, con un número esperado de 12.000 unidades.

Por otro lado, el contrato de arriendo fija un precio de 50 millones (MM) al año durante los primeros 5 años y luego se renegocia para los siguientes 5 años. Por contrato el alza de precio está limitada a un máximo de 20%, pero se espera que suba solo un 10%.

Suponiendo que no hay otras fuentes de flujos de caja incrementales, una tasa de descuento del 10% y un horizonte de evaluación de 10 años, con el método del VAN obtenemos que el valor esperado del proyecto es:

VAN analisis sensibilidadDonde el valor esperado del flujo incremental es $10 MM (= 5.000*12.000 – 50 MM) para los años 1 al 5 y $5 MM (= 5.000*12.000 – 50MM*(1+10%)) para los años 6 al 10.

Para sensibilizar el valor del proyecto debemos buscar valores optimistas y pesimistas para cada variable relevante y luego estimar el VAN en cada caso.

Para las unidades vendidas se utilizaremos los rangos del estudio de mercado, estableciendo un valor optimista de $13.000 (con lo que obtenemos un VAN de $80,4 MM) y uno pesimista de $10.000 (VAN de –$11,8MM).

Para el precio de arriendo en los últimos 5 años se puede tomar como valor optimista que se mantenga el precio (VAN de 37,9 MM) y como valor pesimista, el aumento de 20% que el contrato de arriendo establece como máximo (VAN de 61,4 MM).

Sobre la base de los valores antes calculados, el resultado del análisis de sensibilidad se muestra en la siguiente tabla:

Variable modificada Caso pesimista Caso esperado Caso optimista
Unidades vendidas -11,8 MM 49,7 MM 80,4 MM
Valor arriendo 37,9 MM 49,7 MM 61,4 MM

Conclusiones

Este análisis nos permite concluir, por ejemplo, que para este proyecto la correcta estimación de las unidades vendidas es más relevante que el valor del arriendo, ya que las unidades vendidas afectan más fuertemente el VAN del proyecto. Más aún, en el peor escenario de unidades vendidas el proyecto deja de ser rentable, teniendo VAN negativo.

Les dejo una pregunta para comentar, ¿qué otros tipos de análisis de riesgo se utilizan en su empresa u organización?

Lee aquí un artículo sobre visualización de riesgo.

 No hay comentarios

Déjanos tu comentario

Nombre del CursoEvaluación de Proyectos

Diplomados asociados

volver al inicio
X