Buscar temas
Artículos   |   Comunicaciones

La buena preparación no basta: El caso de Mark Zuckerberg ante el Congreso

Soledad Puente

Escrito por Soledad Puente Ph.D Universidad de Navarra, España

Seguramente Mark Zuckerberg se preparó muy bien para esa presentación, pero quedó anonadado con una sola pregunta.

En una reunión sobre comunicaciones en momentos de desastres se discutió sobre prevención o preparación. Un académico del Japón pidió la palabra y dijo que, de acuerdo con su experiencia, no existe la prevención o preparación.

Dio como ejemplo lo ocurrido en su país para el terremoto de 2011. En términos de tsunami, habían calculado la peor ola que pudieran sufrir, y las simulaciones correspondieron a las del terremoto de 1960 en Chile. Sin embargo, la de su país sobrepasó con creces la posibilidad prevista. Y agregó que nadie previó o se preparó, tampoco, para el desastre nuclear de Fukushima.

En otras palabras, ni el país más desarrollado, ni el estadista más habiloso, ni el investigador más dedicado será capaz de deducir un imprevisto que incluso, podría afectar seriamente tanto el presupuesto destinado a la prevención o preparación como las acciones de los ciudadanos.

Desde la persuasión, el caso de la presentación de Mark Zuckerberg ante el Congreso estadounidense cumple con estos requisitos.

Del polerón al traje formal

Un poco antes, cuando abrió Facebook a la bolsa, no dudó en hacer un gesto altamente controversial: a las reuniones con los posibles inversionistas asistió de polerón. Hizo noticia por su informalidad (también llegó tarde a algunos encuentros).

Un analista de Bloomberg incluso escribió que acudir a una reunión con potenciales inversionistas vestido con su ropa de calle casual y característica, sugiere que es demasiado inmaduro para dirigir una corporación masiva. Fue tal la expectativa que se generó en torno a las acciones que cuando abrió el mercado su precio llegó a valores mucho más altos de los esperados. Sin embargo, luego bajaron estrepitosamente. ¿Lo habrá previsto?

Y ahora, para presentarse ante el Congreso estadounidense, cambió el polerón por un traje formal (el objetivo era otro). Además, se preparó mucho (probablemente también lo hizo antes). Así lo indican las hojas escritas que tenía en el escritorio y la gran cantidad de fotografías que sacaron los periodistas al respecto.

Probablemente él y sus asesores pasaron horas preparando las posibles preguntas. Sin embargo, quedó anonadado cuando el senador Dick Durbin le preguntó:
— ¿Compartiría con nosotros el hotel en que se hospedó anoche?
— Em…Em, ¡no! (risas) -contesta Zuckerberg.
— Si le envió mensajes a alguien esta semana, ¿compartiría con nosotros los nombres de las personas que contactó?
— No, senador, no. Probablemente no. Preferiría no hacer pública esa información.
— Probablemente de eso se trata todo esto, dice el senador.

En 59 palabras se sintetiza de qué se trata una buena presentación. Por un lado, como diría Churchill “preparación, preparación, preparación”. Y por otro, como lo señalara el profesor japonés respecto del terremoto: no hay prevención o preparación capaz de resolver lo imprevisto.

Mira el video del diálogo con el senador:

Mira aquí una infografía sobre cómo hacer un discurso eficaz.

 No hay comentarios

Déjanos tu comentario

Nombre del CursoComunicación en Vivo

Diplomados asociados

volver al inicio
X