Buscar temas
Artículos   |   Comunicaciones

El valor de la mirada: 5 razones de por qué usar teleprompter

Soledad Puente

Escrito por Soledad Puente Ph.D Universidad de Navarra, España

Existe un aparato llamado teleprompter que por poco dinero les permitiría a los políticos, empresarios, ejecutivos y abogados, entre otros, mejorar su llegada a las audiencias.

¿Por qué usar teleprompter? Vamos por parte. En la última presentación del gobierno entrante en Icare me llamó la atención el apego del ministro de Desarrollo Social, Alfredo Moreno, a sus transparencias y sus apuntes en el computador.

Hay que decir, eso sí, en honor a la verdad, que el estilo del ministro es la tónica en este tipo de presentaciones. ¡No es único! Y lo que ocurrió en Icare, tampoco. Presentar frente a un ambón (o tarima) con el computador del orador y de fondo un grupo de transparencias. Eso ya no debería corresponder.

El año pasado (2017) la presidenta Michelle Bachelet, en su última cuenta pública, miró directamente a la audiencia. En vez de leer el texto de su discurso usó un teleprompter. Uno o dos vidrios que se colocan frente al orador que proyecta lo que va diciendo.

¡Fue noticia! Decían que estaba más empática. No le pasó nada en especial, solo que usó esta tecnología para apoyar su llegada al público. Surtió efecto.

El aparato le permitió leer, previo entrenamiento y buena redacción, como si mirará a su interlocutor. Es lo que cualquier ejecutivo debería utilizar, por lo menos, cada vez que hace una presentación, importante para él y para quienes escuchan.

¿Por qué usar teleprompter?

1. No hay espacio para la improvisación. El orador sabe exactamente lo que dirá, cómo lo dirá y el efecto que espera. Las audiencias, por su parte, agradecerán que su tiempo será bien aprovechado y serán capaces de involucrarse mejor con el racionamiento.

2. Antes, y no durante, se ajusta el tiempo. Al estar redactado y probado el discurso por el presentador y su asistente, se sabe exactamente el tiempo que demorará.

3. El orador se vuelve más empático. La buena redacción, ajustada a ritmo, además de la mirada a los ojos le permite al orador asegurarse de la posibilidad de aumentar su empatía desde un punto de vista racional. Por su parte, la audiencia se sentirá más cercana al mensaje y el presentador.

4. El orador mejorará su dicción. A pesar de los años de experiencia es común que nuestros representantes comentan errores de pronunciación, los que no le corresponden a una persona que ha llegado a esos niveles de responsabilidad. Van desde palabras que no se entienden hasta pronunciaciones de fonemas que pertenecen a sus grupos de referencia (tr, ns, rr, x, etc.).

5. Se evitará el abuso de las transparencias. El orador tendrá claro que el apoyo a lo que dice está en sus palabras y en la mirada directa al público. Por ello, revisará muy bien si es o no pertinente el uso de largos textos en transparencias, que le roban escena. Las audiencias, podrán hacer foco en lo que el orador busca de ellos y no en los textos que distraen de lo importante.

En síntesis, sin ir a un centro educativo, la educación de los chilenos mejorará. Sus líderes desde la calidad de su oralidad, potenciada por el teleprompter, mejorarán su pronunciación y redacción.

A la vez las audiencias se involucrarán mejor con el mensaje y su orador. Hasta el día de hoy las personas buscamos a quien imitar. Es el caso del ministro Alfredo Moreno y la expresidenta Bachelet.

 No hay comentarios

Déjanos tu comentario

Nombre del CursoComunicación en Vivo

Diplomados asociados

volver al inicio
X