Buscar temas
Artículos   |   Gestión

El viaducto del Malleco: ¡128 años cumplió este proyecto de ingeniería exitoso!

Ricardo Nicolau

Escrito por Ricardo Nicolau Ph.D Universidad de Texas at Austin, EE.UU.

Con plazos totales de construcción no tanto mayores a los que hoy se conseguirían, el viaducto del Malleco es una obra de ingeniería reconocida a nivel mundial.

El viaducto del Malleco fue inaugurado por el Presidente José Manuel Balmaceda el 26 de octubre de 1890 y fue la llave que permitió prolongar el trazado del ferrocarril hacia la región de la Araucanía, ya que el valle del Malleco constituía un obstáculo geográfico complejo de salvar.

El diseño de la estructura del puente es obra del ingeniero chileno Aurelio Lastarria, formado en la Universidad de Chile y con estudios de perfeccionamiento en la Universidad de Gante en Bélgica.

El diseño fue muy avanzado para la época, tanto que hoy sería difícil superarlo. Así también lo fue el método constructivo, el que utilizó el sistema de viga empujada para colocar la estructura del puente sobre las torres que lo soportan.

Monumento de la ingeniería mundial

La construcción de esta obra que ha sido reconocida por la American Society of Civil Engineers, como monumento de la ingeniería mundial en el año 1994, fue contemporánea con la construcción de otras dos estructuras que aún están vigentes en el mundo, como el puente Brooklyn en Nueva York (1884) y la Torre Eiffel en París (1889).

En aquellos años no existía en el país la capacidad de fabricar las estructuras metálicas para el puente. Entonces, el Gobierno le encomendó en 1885 al encargado de negocios de Chile en Francia, Alberto Blest Gana, solicitar propuestas a las maestranzas europeas para la fabricación de la estructura.

Entre las que compitieron estaba la maestranza de Gustave Eiffel, pero la adjudicada fue la empresa francesa Schneider & Cía., la que también suministró las estructuras de la Estación Central.

Las 1.400 toneladas que pesaba el puente fueron fabricadas entre 1886 y 1888. Y despachadas desde Francia hacia Talcahuano en dos embarcaciones, una de las cuales naufragó en el Golfo de Penas.

Afortunadamente, el Gobierno había sido previsor y conociendo los riesgos del transporte marítimo tenía seguros, los que pagaron los costos de fabricación y transporte adicionales. La obra casi no sufrió retrasos por esta causa.

Bien planificada y ejecutada

En la obra trabajaron profesionales chilenos y franceses, bajo la dirección de Lastarria. La organización y planificación de la construcción es posible apreciarla en las fotos de la época y se reconoce claramente que fue una obra muy bien planificada y ejecutada.

Con plazos totales de construcción no tanto mayores a los que hoy se conseguirían (4 años, entre 1886 y 1890), trabajando con herramientas y máquinas bastante rudimentarias.

El revisar la historia de esta obra demuestra que los principios básicos para que los proyectos sean exitosos, son de antigua data.

Un dueño sabio y comprometido, una ingeniería del mejor nivel, un buen análisis de los riesgos y medidas para controlarlos, una planificación cuidadosa y profesional, y recursos suficientes para suplir las necesidades e imprevistos del proyecto.

Lo único triste de este monumental proyecto fue que el ingeniero Aurelio Lastarria falleció en 1888, a los 43 años, no alcanzando a ver culminada su obra.

Lee aquí un artículo sobre qué podemos aprender del caso puente Cau-Cau.

 No hay comentarios

Déjanos tu comentario

Nombre del CursoAnálisis de Contratos a través de Casos Reales

Diplomados asociados

volver al inicio
X