Buscar temas
Artículos   |   Gestión

¿Qué podemos aprender del puente Cau-Cau?

Ricardo Nicolau

Escrito por Ricardo Nicolau Ph.D Universidad de Texas at Austin, EE.UU.

El puente Cau-Cau dejó lecciones sobre cómo abordar proyectos singulares.

A casi 4 años de la falla del puente basculante (levadizo) Cau-Cau, en Valdivia, sobre el río homónimo y que en Mapudungun significa “gaviota grande”, aún no se conocen informes oficiales que expliquen las causas de la falla del sistema de levante, al momento de las pruebas previas a su puesta en servicio, el día 24 de febrero de 2015.

No obstante, basados en distintas fuentes se han publicado numerosos artículos de prensa y reportajes. No siempre técnicamente coherentes. Pero cuyos contenidos llevan a reflexionar sobre lo esencial de lo ocurrido y permiten formular algunas consideraciones que debiesen evitar repetir la experiencia en futuros proyectos de naturaleza singular.

Lo primero y más relevante que es preciso establecer es que se trata de un proyecto de ingeniería donde no existían experiencias previas en el país. Y la experiencia internacional es limitada.

De otro lado, y no menos significativo, es que si bien se trata de un puente, por definición una obra estructural, también es una compleja obra de ingeniería mecánica.

Por consiguiente era un proyecto especial, al cual el Ministerio de Obras Públicas (MOP) no le reconoció las complejidades que revestía. El MOP procedió a su materialización siguiendo los procesos habituales de diseño y construcción que emplea en las obras que ejecuta.

En estos simples pero cruciales conceptos se encuentra el origen de los problemas. ¿Y qué debió haberse hecho diferente?

Buenas prácticas

Básicamente seguir las buenas prácticas para el desarrollo de proyectos singulares.

● En primer lugar, designar un jefe de proyecto experimentado y competente, con recursos suficientes para abordar la tarea. Este profesional y su equipo, debe dirigir el proyecto de principio a fin.

Ahora bien, dado que el MOP no cuenta con ese tipo de profesional, puede contratar a un consultor o una firma consultora que desarrolle esa función.

● Para la fase de ingeniería y diseño, lo aconsejable es realizar una precalificación de consultoras. Que incluya la participación de consultores internacionales con experiencia en este tipo de puentes. En lo posible, participación en consorcio con responsabilidad solidaria.

● La adjudicación de la ingeniería no debe ser a la oferta más baja, sino a aquella que ofrece el mejor balance precio/experiencia y calidad del equipo profesional. (El costo de la ingeniería no es relevante frente a los otros costos).

● En el caso de proyectos complejos, como el que discutimos, es usual que durante el desarrollo del proyecto de ingeniería se realicen visitas técnicas a obras similares, en operación o construcción. Esta es una práctica habitual en la ingeniería internacional, que permite estar al día e innovar.

Precalificación, estudio acabo de las ofertas e inspección en fábrica

● Para la construcción también era importante una precalificación, donde además de las exigencias habituales debió solicitarse experiencia en montajes mecánicos. Al fin y al cabo, lo más delicado de esta singular obra, era el montaje mecánico del puente.

● Durante el proceso de licitación es importante dar el tiempo suficiente para un estudio acabado de las ofertas, entregar toda la información disponible, aclarar todas las dudas y consultas razonables. Todo ello en aras de recibir ofertas sólidas y competitivas.

● Finalmente, la asesoría a la inspección técnica de la obra debió contemplar la inspección en fábrica, directa o delegada, de la fabricación de los equipos y elementos mecánicos. Aspecto que aparentemente se descuidó.

Lee aquí un artículo sobre contratos de construcción y controversias.

 No hay comentarios

Déjanos tu comentario

Nombre del CursoAnálisis de Contratos

Diplomados asociados

volver al inicio
X