Buscar temas
Artículos   |   Personas

¡El autoconocimiento es fundamental para llegar a ser un líder!

Nureya Abarca

Escrito por Nureya Abarca Ph.D U. California, San Diego, EE.UU.

William Shakespeare sintetiza la importancia del autoconocimiento: “De todos los conocimientos posibles, el más sabio y útil es conocerse a sí mismo”.

¿Por qué es necesario el autoconocimiento? Porque una vez que somos capaces de reconocer nuestros diferentes sentimientos y emociones, nuestra posibilidad de controlarlos es mucho mayor.

¿Por qué es importante hacerlo? Porque el estado de ánimo influye en gran medida en lo que uno haga. Si usted no sabe cómo está, entonces tampoco sabe cuál es su forma de actuar más adecuada, y por tanto, no estará seguro de cómo ponerla en práctica.

Si usted no logra conocerse bien, ni está consciente de cuáles son sus fortalezas y debilidades, o no aprende a identificar sus estados de ánimo y las consecuencias que estos pueden tener en su comportamiento, difícilmente podrá controlar sus reacciones y adaptarse a las distintas situaciones.

Tampoco podrá comprender bien el comportamiento de los que le rodean, identificar sus sentimientos y emociones, ni podrá actuar con efectividad en sus relaciones interpersonales, todo lo cual resulta esencial en el trabajo del líder.

La conciencia de las propias emociones

La conciencia de las propias emociones es una competencia que se refiere al reconocimiento de cómo las emociones afectan nuestro desempeño y la habilidad para usar nuestros valores en guiar la toma de decisiones. Es un factor clave de la inteligencia emocional y constituye la base para mejorar nuestras habilidades directivas.

Mientras que el manejo de uno mismo depende primero y principalmente del autoconocimiento, hay otras habilidades que también se encuentran relacionadas muy de cerca con este componente de la inteligencia emocional.

Por ejemplo, desarrollar el autocontrol, aclarar prioridades y metas, ayuda a los individuos a tener un sentido en la vida. No es posible mejorar o desarrollar nuevas capacidades a menos que sepamos el nivel de capacidad que tenemos. Para Messenger: “Aquel que quiera gobernar a los demás, debe primero ser amo de sí mismo”.

Hay mucha evidencia que muestra que las personas que se conocen más son más sanas, se desempeñan mejor como líderes y son más productivos. Sin embargo, con frecuencia ocurre que las personas evitan el crecimiento personal y el conocimiento de sí mismos.

Esto es una paradoja que al parecer ocurre por temor a conocer más acerca de uno, ya que siempre existe la posibilidad que este conocimiento sea negativo o produzca inseguridad. Por el contrario, los líderes auténticos se dan cuenta de que tienen que estar dispuestos a recibir feedback, especialmente del tipo que no quieren escuchar.

Las emociones nos entregan información valiosa

Nuestras emociones pueden proporcionarnos información valiosa sobre nosotros mismos, sobre otras personas y sobre determinadas situaciones. Haber descargado nuestro mal humor sobre un compañero de trabajo, puede indicarnos que nos sentimos abrumados por un exceso de trabajo.

Sentir ansiedad ante una próxima exposición puede ser una señal de que necesitamos preparar mejor nuestros datos. Si escuchamos la información que nos proporcionan las emociones, podemos modificar nuestras conductas y pensamientos con el fin de transformar las situaciones.

Las emociones desempeñan un papel importante en el ámbito laboral. La clave está en utilizarlas en forma inteligente. Hacer deliberadamente que nuestras emociones trabajen en beneficio propio, de modo que nos ayuden a controlar nuestra conducta y nuestros pensamientos para obtener mejores resultados. La inteligencia emocional se puede alimentar, desarrollar y aumentar, no se trata, pues, de una cualidad que se tiene, o no se tiene.

¿Cómo aumentar la autoconciencia?

Para aumentar la autoconciencia es necesario que meditemos seriamente y con valor sobre cómo reaccionamos ante las personas y los hechos que forman parte de nuestra vida laboral. Para esto, Weisinger recomienda lo siguiente:

1. Examinar nuestros juicios, es decir cómo valoramos las cosas.
2. Sintonizar con nuestros sentidos.
3. Conectar con nuestros sentimientos.
4. Saber cuáles son nuestras intenciones.
5. Prestarle atención a nuestros actos.

¿Cuán difícil es para Ud. cada una de estas etapas?

Lee aquí un artículo sobre cómo convertirse en líder.

 No hay comentarios

Déjanos tu comentario

Nombre del CursoInteligencia Emocional

Diplomados asociados

volver al inicio
X