Buscar temas
Artículos   |   Personas

Conciencia social: ¡Aprende a equilibrar tus necesidades con las de los demás!

Nureya Abarca

Escrito por Nureya Abarca Ph.D U. California, San Diego, EE.UU.

La conciencia social debería estar presente en todos los ejecutivos que tienen a cargo grupos de trabajo.

¿Conciencia social? El leer emocionalmente a las personas y apreciar esos sentimientos es una estrategia competitiva de gran impacto en el mundo de los negocios. Y puede ser utilizada con mucho éxito para alcanzar altos desempeños, especialmente en lo que respecta a negociaciones y al servicio al cliente. Su completo dominio y constante práctica ayuda a crear buenos climas organizacionales.

Precisamente, la conciencia social se refiere a una capacidad que abarca desde percibir de manera instantánea el estado interior de otra persona a comprender sus sentimientos y pensamientos y captar situaciones sociales difíciles. Enfatiza la aptitud para relacionarse, yendo más allá de lo que sucede en nuestro interior, al centrarse en lo que sucede cuando interactuamos con otras personas.

La conciencia social debe estar presente en los ejecutivos que tienen a su cargo equipos de trabajo o que de una manera u otra tienen contacto con clientes y proveedores, en donde cada cual trata de inferir con precisión pensamientos y sentimientos del otro.

Como una red de computadores

Equivale a tener una red de computadores a su disposición. Cuando se utiliza la agudeza emocional, así como los demás sentidos para escuchar y mirar, la comunicación se vuelve productiva y eficiente.

Eso porque lo que la mayoría de las personas realmente pide es que tratemos de reconocer lo que están sintiendo y aceptemos que sus sentimientos son tan importantes como los nuestros. Esta conciencia social no solo nos libra de etiquetar a una persona como correcta y a la otra como equivocada, sino que nos permite estar en desacuerdo sin mostrarnos desagradables.

La empatía y las metas de la organización

Si hacemos esfuerzos para ayudar a los individuos esto será beneficioso para la organización. Este es un supuesto del que debemos partir, basados en la experiencia, la psicología y la educación.

La evidencia ha demostrado que si pretendemos privilegiar al grupo a expensas del individuo, esto no sirve para cohesionarlo. Los miembros del grupo se vuelven ansiosos y desconfiados. El grupo se siente más seguro cuando se escucha y se trata con sensibilidad a cada uno de sus miembros.

Además, cuando no hay temor de exponerse en grupo, es más probable que cada persona contribuya más libre y espontáneamente.

No se sabe a ciencia cierta si existe una clara relación entre la moral de un grupo y la productividad. Sin embargo, hay estudios que muestran diferencias al respecto, entre grupos de alto y bajo rendimiento.

En un estudio realizado por la Universidad de Michigan en la empresa Prudential Life Insurance Company se concluyó que los grupos que tenían menos supervisión, eran más proclives a participar en la toma de decisiones, tenían más confianza en sus supervisores, se sentían reconocidos por la compañía y eran más productivos.

En otros estudios se ha observado que cuando los supervisores se dedican más a los aspectos interpersonales que a los de la tarea propiamente tal, tienen mejores resultados en producción.

Se sugiere que es más fácil lograr la máxima productividad si hacemos aflorar la motivación que ya existe en las personas que tratar de estimularla externamente. ¿Cómo se logra esto? Escuchando con respeto y comprensión. El escuchar a las personas las hace sentir que pueden contribuir y que su aporte es valioso para la organización.

Nuevas habilidades necesarias

La decisión de dedicar tiempo para escuchar a los empleados es algo que cada supervisor o gerente debe tomar. Actualmente, los gerentes tratan más con personas que con bienes y servicios, lo que implica nuevas habilidades, como son comprender a los demás, percibir los sentimientos y perspectivas ajenos e interesarse activamente por sus preocupaciones.

De este modo, adquieren relevancia los siguientes aspectos:
Orientación hacia el servicio: prever, reconocer y satisfacer las necesidades del cliente;
• Ayudar a los demás a desarrollarse: percibir las necesidades de desarrollo de los demás y fomentar su capacidad;
• Aprovechar la diversidad: cultivar las oportunidades a través de personas diversas;
• Conciencia política: interpretar las corrientes políticas y sociales de una organización.

Lee aquí un artículo sobre autoconocimiento y liderazgo.

 

 No hay comentarios

Déjanos tu comentario

Nombre del CursoInteligencia Emocional

Diplomados asociados

volver al inicio
X