Buscar temas
Artículos   |   Innovación

Gestión del estado de ánimo: ¡Es clave para fomentar comportamientos innovadores!

Michael Leatherbee

Escrito por Michael Leatherbee Ph.D Stanford, EE.UU.

Uno de los atributos del estado de ánimo es que está relacionado con los juicios que se tienen acerca del futuro.

En una reciente investigación junto a Amanda Williamson, Martina Battisti y Jeffrey Gish, descubrimos que los estados de ánimo positivos y altamente energéticos están positivamente relacionados con los comportamientos innovadores (ver el estudio completo aquí).

Es decir, personas que están en estados de ánimo como el entusiasmo tienden a innovar más, en términos de exploración de nuevas oportunidades e implementación de ideas novedosas. Por lo tanto, gestionar el estado de ánimo de las personas es una forma de favorecer su capacidad (y productividad) innovadora.

¿Cómo será mi futuro?

Uno de los atributos del estado de ánimo es que está relacionado con los juicios que se tienen acerca del futuro. Es el resultado de la creencia que se tiene acerca de circunstancias que podrían eventualmente ocurrir. Por ejemplo, la niña que despierta en la mañana de Navidad creyendo que le debe haber llegado el regalo que quería, se levanta con un estado de ánimo entusiasta. O, el alumno que cree que le va a ir mal en la prueba produce un estado de ánimo angustiado.

En ambos casos, tanto la niña como el alumno no saben si realmente ocurrirá lo que ellos esperan. Así, sus estados de ánimo están condicionados por una situación que podría ser cierta o mera ciencia ficción.

Si uno no sabe si el futuro será malo como lo imagina, ¿es racional sentirse angustiado? ¡Por supuesto que no! Imaginemos hipotéticamente que, en el ejemplo del alumno, la probabilidad de que le vaya mal en la prueba es un 50%, y que le vaya bien, el otro 50%.

En este caso, sería medianamente razonable pensar (aunque bordeando en lo absurdo) que el estado de ánimo del alumno debería ser 50% angustiado y 50% feliz. Si el estado de ánimo fuera como las matemáticas (cosa que no lo es), entonces en este hipotético caso los estados de ánimo negativo y positivo deberían anularse mutuamente, y el alumno no debería sentirse ni angustiado ni feliz.

Si bien esta analogía es bastante burda, busca resaltar el absurdo de sentirse angustiado por algo que no se sabe si realmente sucederá. Más aún, incluso si sucediera, es imposible saber si en el largo plazo la vida de dicho alumno será mejor o peor si llegase a irle mal en la prueba.

Ignoramos los caminos

Nuestras mentes limitadas tienden a simplificar las situaciones y a ignorar el sinnúmero de posibles caminos que se pueden abrir para nosotros hacia el futuro. Por ejemplo, quizás el escenario de que le vaya mal en la prueba implique que el alumno sea reprobado del curso, sea expulsado de la universidad y, como consecuencia, se dedique al fútbol (cosa que siempre le apasionó), sea fichado por el Colo-Colo, luego juegue en la selección nacional, y termine viviendo en España jugando para el Real Madrid. En otras palabras, ¡es imposible saber si la situación de corto plazo que tanto tememos termine siendo lo mejor que nos podría haber pasado en la vida!

Por lo tanto, es un tanto absurdo que los juicios que tenemos acerca de nuestro futuro (cosa que raramente podemos predecir bien), determinen nuestro estado de ánimo. Por el contrario, dado que los seres humanos tenemos la potestad de revisar nuestros juicios acerca del futuro (y de imaginar situaciones en las que estaremos bien), podemos modificar nuestro estado de ánimo simplemente reemplazando la imaginación de un futuro doloroso, por la imaginación de un futuro feliz.

En conclusión, dada nuestra investigación que descubre que tener un estado de ánimo energético y positivo es importante para el desempeño innovador de las personas. Y que estado de ánimo se puede administrar a través de nuestra imaginación acerca del futuro, entonces podemos mejorar el desempeño innovador imaginando un futuro brillante, el cual mejorará el estado de ánimo, y de paso hará lo mismo con los comportamientos innovadores.

Lee aquí otro artículo sobre gestión del estado de ánimo e innovación.

 No hay comentarios

Déjanos tu comentario

Nombre del CursoComportamiento Innovador

Diplomados asociados

volver al inicio
X