Buscar temas
Artículos   |   Gestión ambiental

¿Sabías que no existen problemas ambientales, sino sociales?

Luis Cifuentes

Escrito por Luis Cifuentes Ph.D Carnegie Mellon, EE.UU.

Nos ocupamos de los problemas ambientales porque nos importa el bienestar de las personas.

A menudo oímos que la preservación del ambiente es un lujo que muchos países de ingreso bajo o mediano se pueden dar. Aquí en Chile —un país de ingreso medio— se cuestionan regulaciones que significan un desembolso de recursos. Todo ello ante los llamados problemas ambientales.

Sin embargo, preservamos el medio ambiente principalmente porque queremos mejorar el bienestar de las personas. El objeto final de muestra preocupación son las personas y lo que a ellas les importa.

¿O usted se preocupa de que el aire sufra porque está contaminado, o que las aguas enfermen por su contaminación? No lo creo. El aire y el agua son elementos químicos muy complejos, pero, hasta donde yo sé, no tienen capacidad de sentir. Los que sí la tienen son los organismos vivos que respiran el aire o beben el agua para sobrevivir, o que viven en esos medios. ¡El aire y el agua son “medios”, no fines!

El ambiente: un medio de transmisión

Por eso en mi opinión no existen los “problemas ambientales”, sino los problemas sociales mediados, valga la redundancia, por el medio ambiente.

El medio ambiente es un “transmisor” a través de los cuales las acciones de un grupo humano afectan a otro grupo humano (o a sí mismo) o a otros componentes del ambiente que consideramos valiosos.

Note que esta definición deja fuera todas las perturbaciones de origen natural. En rigor, también nos hacemos cargo de las consecuencias de acciones naturales, pero como en general no son controlables, las podemos obviar en esta discusión.

Para hacer más patente esta mirada, compare estas dos situaciones: En una reunión social uno de los participantes enciende un cigarro y le sopla el humo en su cara. Su vecino enciende su estufa a leña en invierno. Y usted observa como el humo se eleva y difunde en todo el vecindario.

¿Cuál es la diferencia? Desde el punto de vista “social”, ¡mucha! Nadie bien educado le tiraría el humo en su cara. Pero desde el punto de vista de su salud, la cantidad de humo que usted respira puede no ser diferente. Incluso, puede inhalar mucho más humo en el caso de la estufa.

La diferencia entre los dos casos es que en uno hay una relación directa emisor-receptor. Y en el otro, la relación se enmascara por la distancia y el tiempo…pero el resultado es similar. El primero es un problema de convivencia social, ¡igual que el segundo! Así puede encontrar muchos ejemplos más.

¿Ponernos de acuerdo?

Bajo este enfoque, bastaría solo la capacidad de ponernos de acuerdo para evitar cualquier problema social mediado por el medio ambiente. Pero desgraciadamente, aun si tuviéramos esa capacidad (que claramente es escasa) la situación no es tan simple. La principal razón es la ignorancia de cómo nuestras acciones afectan el medio ambiente. Y acerca de las consecuencias adversas de estas afectaciones.

Un ejemplo clásico de esto es la destrucción del ozono estratosférico por los clorofluorocarbonos, químicos usados profusamente en refrigeración en la segunda mitad del siglo XX. Hasta 1974 desconocíamos que ellos reaccionaban en la estratósfera con el ozono, permitiendo que más radiación UV llegara a la tropósfera, afectándonos directamente a nosotros, a nuestra cadena alimenticia, y a muchos seres vivos que valoramos. Somos nosotros, y no el ozono el que sufre las consecuencias adversas.

Hay muchas complejidades en este tema. Por ejemplo, ¿quién decide qué seres vivos (no humanos) cuidamos? ¿qué hacemos cuando, producto de nuestra ignorancia, no conocemos todas las consecuencias de nuestras acciones? De cualquier modo, creo que poner el bienestar humano y de las personas en el centro de nuestros esfuerzos es lo mejor.

Lee aquí un artículo sobre los “impuestos verdes” chilenos.

Este artículo está basado en la clase de Gestión Ambiental de Clase Ejecutiva UC publicada en El Mercurio, en 2017. Lee la clase completa aquí. En marzo volveremos con nuevos contenidos de los Diplomados de Clase Ejecutiva UC.

 No hay comentarios

Déjanos tu comentario

Nombre del CursoGestión Ambiental

Diplomados asociados

volver al inicio
X