Buscar temas
Artículos

Los impuestos verdes chilenos: a los vehículos nuevos y las grandes calderas

Luis Cifuentes

Escrito por Luis Cifuentes Ph.D Carnegie Mellon, EE.UU.

impuestos verdes chilenos

Averigua cuál es el impuesto “verde” que pagará tu vehículo nuevo.

Los impuestos verdes son una herramienta eficiente para gestionar desafíos medioambientales. La lógica es simple: si tengo que pagar por lo que contamino, lo pensaré dos veces si puedo reducir la contaminación a un costo menor que el impuesto.

Para que el impuesto sea eficiente, su monto debe estar relacionado con el daño que produce la contaminación. Así, a mayores daños, mayores impuestos. De ahí resultan ganancias sociales para todos.

Fuentes emisoras y autos nuevos

En la reforma tributaria de 2014 se incorporaron dos impuestos “verdes”: a las grandes fuentes emisoras y a los automóviles nuevos.

Las grandes calderas o turbinas (principalmente de generación eléctrica) con una potencia mayor a 50 MW (o sea ¡muy grandes!) deben pagar por sus emisiones de material particulado (MP), óxidos de azufre (SO2) y de óxidos de nitrógeno (NOx), y por sus emisiones de dióxido de carbono (CO2).

Estas grandes fuentes tienen sistemas de monitoreo continuo que permiten medir sus emisiones. Y pagar por cada tonelada efectivamente emitida.

Para cada contaminante local (MP, SOy NOx) el impuesto se calcula en base al daño que produce la exposición al contaminante en la salud humana. Estimado a partir de estudios que muestran sus impactos en salud, muchos de ellos hechos en Chile.

Pero, además, se consideran dos características de la comuna en que se ubica la fuente: la cantidad de habitantes (mientras más personas expuestas, más se paga) y sus características ambientales: si está en una zona latente, el impuesto se aumenta en 10%, y si en zona saturada, en 20%.

Entonces, el impuesto que paga cada fuente depende directamente de los daños que generan sus emisiones. Esto crea un gran incentivo para que las fuentes que contaminan más reduzcan sus emisiones.

El COes un contaminante global, que no importa donde sea emitido. Y su impuesto tiene un valor uniforme de 5 dólares por tonelada. Es bajo comparado con países europeos, pero es un primer paso. Chile es uno de los pocos países de Latinoamérica en tenerlo.

Para los automóviles, el pago es diferente por dos motivos: uno, no se pueden conocer las emisiones anuales de un vehículo, porque depende de cuánto y cómo se use, y dos, una vez que el vehículo se compra, es difícil modificar sus emisiones (no se pueden poner filtros o convertidores a vehículos en uso).

Entonces, el impuesto se calcula en base a las emisiones de NOpor kilómetro y al consumo de combustible, y se paga de una sola vez al momento de comprar el auto.

Incorporan costos sociales

Los impuestos “verdes” son una buena manera de incorporar los costos sociales (que generalmente no consideramos porque ni siquiera los conocemos) en las decisiones privadas de individuos y empresas, y con esto, alinear los objetivos privados y sociales. ¡Y así ganamos todos!

Si está pensando comprar un auto nuevo, mire aquí el monto de impuesto que deberá pagar. ¿Afecta este impuesto su decisión? Tal vez otro modelo que también le gusta, contamina menos, y paga menos impuesto. ¡Piénselo!

Lee aquí sobre planes de descontaminación de Santiago y Temuco, con sus logros y temas pendientes.

Este artículo fue uno de los más leídos en claseejecutiva.emol.com durante 2017. ¡En marzo sumaremos nuevos contenidos de los Diplomados de Clase Ejecutiva UC!

 

 No hay comentarios

Déjanos tu comentario

Nombre del CursoGestión Ambiental

Diplomados asociados

volver al inicio
X