Buscar temas
Artículos   |   Gestión ambiental

Ley de bolsas plásticas: ¿Por qué se justifica prohibirlas?

Luis Cifuentes

Escrito por Luis Cifuentes Ph.D Carnegie Mellon, EE.UU.

La ley de bolsas plásticas sigue en trámite legislativo. A veces prohibir es la mejor solución, como en este caso.

Actualmente en el congreso se está discutiendo el proyecto de ley (Boletín 10.054-12), que, entre otros, prohíbe a los comercios de comunas costeras entregar bolsas plásticas para el transporte de mercadería, salvo que están sean hechas de material biodegradable. Esta ley también permitiría a las demás comunas aplicar esta prohibición si lo consideran necesario.

Esta prohibición —la forma más extrema de regulación de una actividad— ha tenido cierto rechazo. Mucha gente se pregunta si es realmente necesaria. Se preguntan si es efectiva —por que hay muchos otros usos del plástico— o qué usarán para depositar la basura.

¿No habrá una forma más eficiente de lograr los objetivos que se persiguen? Siendo enemigo de las prohibiciones, ya que no permiten ninguna solución alternativa de parte del regulado más que acatarla, creo que en este caso se justifica.

Material muy durable

El plástico es un material es muy durable y, salvo que sea biodegradable, no se degrada. Y si no se dispone adecuadamente, puede permanecer en el ambiente mucho tiempo. Las bolsas plásticas, especialmente las de comercio, terminan en gran parte en el ambiente.

¿Ha visto paisajes inundados con bolsas transportadas por el viento? Y una gran parte termina en el mar, a través de las alcantarillas, de los ríos, o empujadas directamente por el viento. Y en el mar se acumulan.

Es cierto, las bolsas no son los únicos elementos de plástico presentes en el mar, pero son los más difíciles de controlar. Los productos mayores, como las botellas de bebida, serán objeto de la nueva Ley de Responsabilidad Extendida del Productor, que obligará a recuperar una cierta fracción de los envases que se ponen en el mercado.

Pero en el caso de las bolsas plásticas esto es prácticamente imposible. Hay múltiples productores, y es difícil seguirle la pista a las bolsas una vez que entran en el sistema. Lee aquí sobre de qué trata la ley del reciclaje.

Livianas pero de gran superficie

En términos de masa, las bolsas no son más del 10% a 20% del plástico presente en las playas (aunque estas estimaciones no son muy confiables). Pero aunque el peso de una bolsa es ínfimo, su superficie es muy grande. Eso ayuda a que tenga más posibilidades de llegar al mar que otros desechos, y ahí interferir con la vida marina.

Pero es más grave aun. Si no es ingerido por un pez o tortuga, puede causar muchos más problemas: aunque el plástico normal no es biodegradable, sí se puede degradar con la radiación ultravioleta, convirtiéndose en miles de pedazos muy pequeños, que contaminan todas las formas de vida marina, aun las microscópicas.

Está claro que las bolsas de plástico producen un grave daño al ambiente marino, una de las fuentes de vida del planeta. Salvo que se use material biodegradable (que debe ser certificado adecuadamente, y que también puede tener los problemas de contaminación microscópica mencionados antes), la prohibición puede ser la única opción viable para evitar la contaminación de los océanos.

Les dejo una pregunta para reflexionar ¿Está dispuesto Ud. a llevar siempre consigo una bolsa reutilizable? ¡Es una pequeña molestia que puede tener un gran impacto en el planeta!

Lee aquí sobre los impuestos verdes chilenos.

 No hay comentarios

Déjanos tu comentario

Nombre del CursoGestión Ambiental

Diplomados asociados

volver al inicio
X