Buscar temas
Artículos   |   Organización

¿Me quitará la pega un robot?

Julio Pertuzé

Escrito por Julio Pertuzé Ph.D MIT, EE.UU.

¿Robot?: La mitad de las actividades pagadas de hoy pueden ser potencialmente automatizadas (McKinsey, 2017).

¿Qué nos hará la tecnología? Para nadie es indiferente el impacto que esta puede tener en el trabajo. Algunos se han atrevido a aseverar que la mitad de las actividades pagadas de hoy pueden ser potencialmente automatizadas. En este escenario, es natural sentir temor o ansiedad. ¿Quedaré sin empleo? ¿Me reemplazará un robot?

Contestar estas preguntas requiere entender cómo está progresando la tecnología, y también cuáles son los mejores casos de uso para los robots.

Partamos por constatar lo evidente: muchas actividades humanas serán automatizadas. ¿Cuáles? Sobre todo aquellas que involucran realizar diagnósticos, clasificar, predecir, y recomendar.

¿Por qué estas? Porque los robots son capaces de procesar una mayor variedad de datos, de manera más rápida, y más barata que los humanos. Los robots, además, no tienen nuestros sesgos cognitivos que explican que los humanos sistemáticamente cometamos errores.

Watson: mejor que médicos

El asistente de inteligencia artificial Watson de IBM, por ejemplo, tardó solo 10 minutos en analizar el genoma de un paciente con cáncer cerebral y sugerir un tratamiento, comparado con las 160 horas-hombre que demora un equipo médico.

La ventaja de Watson es su habilidad para procesar lenguaje natural. En esos 10 minutos fue capaz de “leer” 23 millones de artículos médicos, contrastar esa información con el genoma del paciente (3.000 millones de unidades de ADN), identificar mutaciones en los genes, y hacer recomendaciones de posibles drogas o tratamientos clínicos para el paciente.

Si la automatización incluso afecta a los médicos ¿significa que estamos todos perdidos? No, a menos que nuestro trabajo sea rutinario, sucio, peligroso o caro. Ahí estarán las principales utilizaciones de los robots.

La minera Rio Tinto, por ejemplo, transformó en 2015 toda su flota de camiones—trabajo peligroso y caro—en Australia para ser operados a control remoto. Esta medida permitió disminuir el número de accidentes, y aumentar la productividad en 12%.

El 25% de las lecherías en Dinamarca y Holanda son automáticas —trabajo rutinario y muchas veces sucio— y se espera que esta cifra aumente a 50% en los próximos 10 años.

También son artistas

¿Y qué hay del diseño, creatividad y las artes? Tampoco están a salvo. Ya tenemos algoritmos capaces de crear música, generar hipótesis científicas e incluso hacer diseños de ingeniería.

¿Significa que los humanos estamos obsoletos? No. Afortunadamente, aún tendemos a ser más diestros que la mayoría de los robots. Esto, combinado con nuestros sentidos y habilidades de resolver problemas significa que en el futuro cercano trabajaremos en conjunto con los robots por cuanto la combinación humana en combinación con los computadores será siempre más poderosa.

Los robots, además, son malos para actividades que requieren de habilidades sociales. Trabajos que requieren empatía, liderazgo, trabajo en equipo y coaching seguirán siendo desarrollados por humanos, por un buen rato.

A medida que avanza la tecnología, entonces, las “habilidades blandas” serán más valoradas, sobre todo en combinación con habilidades cuantitativas. Más que sentirnos amenazados por la tecnología, entonces, debemos ver este avance tecnológico para volver a destacar aquellas actividades que son verdaderamente humanas.

Lee aquí un artículo sobre qué implica la cuarta revolución industrial para las organizaciones.

 No hay comentarios

Déjanos tu comentario

Nombre del CursoDirección de Empresas

Diplomados asociados

volver al inicio
X