Buscar temas
Artículos

Empresas: ¿Por qué cuesta mantener la capacidad de innovación?

Julio Pertuzé

Escrito por Julio Pertuzé Ph.D MIT, EE.UU.

innovacion

Es necesario tener una estrategia de innovación. Y atención, que las paradojas relacionadas con esta no se resuelven, pero sí alimentan la tensión creativa.

A quienes están enfocados en la innovación se les hace difícil mantener el rendimiento. Menos del 10% de las empresas son capaces de sostener tasas de crecimiento por sobre el promedio. Y una vez que el crecimiento se detiene, la posibilidad de recuperar el rendimiento es de un 6% (Christensen, 2013).

¿Por qué cuesta mantener la capacidad de innovación? No es un problema de falta de ideas. Tampoco de tecnología.

Nokia, por ejemplo, invertía aproximadamente 6.000 millones de euros en I+D, equivalente al 30% de toda la industria. Habían desarrollado un prototipo de tablet en 2005, ¡5 años antes que Apple lanzara el Ipad! Aun así fracasaron y tuvieron que salir del mercado de telefonía celular en 2014.

En el fondo cuesta mantener la capacidad de innovación principalmente por problemas de gestión. Una encuesta de Boston Consulting Group preguntó a distintas empresas que estaban insatisfechas con su capacidad de innovación por las principales barreras que enfrentaban. Estas últimas corresponden a los tiempos de desarrollo, falta de comunicación o cultura adversa al riesgo. Es decir, temas de gestión.

¿Tiene una estrategia de innovación?

Los problemas de gestión no se resuelven con “mejores prácticas” como la creación de unidades de I+D independientes, invertir en startups, crear concursos de innovación abierta, técnicas de propotipado rápido o metodologías Agile, etc.

Estas prácticas en sí no tienen nada de malo y son muy útiles en algunos contextos. El desafío es seleccionar prácticas que sean consistentes y coherentes con el negocio. Y  para esto se necesita una estrategia de innovación.

Una estrategia es un compromiso con un set de políticas y comportamientos coherentes e interdependientes que buscan lograr un objetivo competitivo específico. Tener una estrategia es importante, ya que ayuda a contestar preguntas básicas como ¿qué proyectos tomar?, ¿qué proyectos cortar?, ¿cuánto invertir en cada proyecto?, ¿qué clientes priorizar?

La estrategia de innovación debe ser un reflejo de la estrategia de negocios. Para generar una estrategia de innovación conviene pensar en las siguientes preguntas:

• ¿Tiene un set de prácticas y procesos de gestión de innovación coherentes y alineados con su estrategia de negocios?
• ¿Tiene claro cómo su empresa debiese buscar nuevos problemas y soluciones?
• ¿Tienen un proceso para sintetizar ideas en conceptos de negocio y nuevos productos o servicios?
• ¿Tienen un sistema para evaluar ideas y definir su financiamiento?

¿Por qué es necesario tener una estrategia?

Tener una estrategia clara ayuda a tomar decisiones. Y sobre todo permite navegar distintas paradojas asociadas a la innovación.

Las paradojas son fuerzas opuestas pero complementarias que generan tensiones al interior de la organización. Por ejemplo, cuánta libertad versus cuánto control entregar a los equipos de desarrollo. O qué proyectos realizar en forma interna versus en alianza. Otra, cuántos proyectos debiesen ser de exploración versus explotación. O cuánta atención debiesen poner a las amenazas versus las oportunidades que ofrece el entorno. Tal vez, cuánto cambio versus estabilidad requieren las estructuras organizacionales.

Lo interesante de estas paradojas es que no se puede optar por una fuerza en desmedro de la otra. Por ejemplo, a nivel de la exploración y la explotación ambas fuerzas compiten por recursos escasos. A la vez, ambas fuerzas se complementan. Si no se explora, no habrá mucho que explorar en el futuro. Y si no se explota bien el negocio, no hay recursos para explorar.

Manejar bien esta tensión es central para el aprendizaje y la adaptabilidad de la empresa y un desbalance puede causar problemas. Las paradojas no se resuelven. El desafío de los equipos directivos es utilizar la tensión que ellas generan para movilizar la organización. Esto es lo que se conoce como tensión creativa. Y es la base para construir y mantener la capacidad de innovación.

Lee aquí un artículo sobre productividad e innovación.

Este artículo está basado en la clase del curso Dirección de Empresas de Clase Ejecutiva UC publicada en El Mercurio, en 2017. Lee la clase completa aquí. ¡En marzo volveremos con nuevos contenidos de los Diplomados de Clase Ejecutiva UC!

 No hay comentarios

Déjanos tu comentario

Nombre del CursoDirección de Empresas

Diplomados asociados

volver al inicio
X