Buscar temas
Artículos   |   Eficacia operacional

Inventario: ¿Cuánto tengo que pedir al proveedor?

Jorge Vera

Escrito por Jorge Vera Ph.D Cornell, EE.UU.

Es muy importante tener un inventario de seguridad. Y no hay que olvidar que ventas no es igual a demanda.

Imagine el lector que es el responsable de una tienda de conveniencia, de esas que hay junto a las estaciones de servicio. Se venden muchos productos, de esos que las personas han olvidado y que necesitan a última hora. Uno de esos productos son papas fritas en bolsa.

Mientras usted administra el día a día de la tienda, observa que la cantidad de bolsas de papas fritas en la estantería va disminuyendo, así que ordena traer más desde la bodega. Pero estas también van disminuyendo así que se da cuenta que tiene que“reponer el inventario”.

Supongamos, para fijar ideas, que todos los jueves pasa el camión repartidor y en ese momento se le compra una cantidad de bolsas de papas fritas. La pregunta que usted se hace es: ¿cuánto tengo que pedir?

Esta interrogante es fundamental en casi cualquier empresa: hay que tener productos suficientes para los clientes, hay que tener insumos suficientes, etc.

La respuesta a la pregunta anterior es, en teoría, simple: debe pedirse lo que los clientes van a demandar durante el tiempo que transcurre entre las dos pasadas del camión. El problema es que no sabemos cuánto nos van a comprar.

Las ventas arrojan datos “incorrectos”

Para tratar de estimar cuántas bolsas de papas fritas se necesita tener entre jueves y jueves, una primera aproximación podría ser tomar el promedio de venta de estas, entre varios jueves sucesivos, para lo cual podemos recurrir a los datos de ventas que están en la computadora de la tienda. Sin embargo, eso es básicamente incorrecto, por varias razones.

En primer lugar, entre un período y otro hay variaciones, debido a las fluctuaciones en las visitas a la tienda, puede haber días festivos en algunas semanas, debiéramos considerar los períodos de vacaciones, etc.

Todo esto significa que debiéramos, de hecho, pedir más que el promedio, a modo de “protección” frente a la incertidumbre. Eso es lo que se llama, en gestión de operaciones, definir el “inventario de seguridad”. Es una definición muy importante, por supuesto, y necesitamos tener una estimación de la variabilidad de la demanda para poder definirlos adecuadamente.

Y todo esto nos lleva al otro error: estamos basándonos en datos de ventas, y eso no es la demanda. A menos que tengamos un sistema de gestión en nuestra tienda que garantice que cada vez que un cliente venga a comprar papas fritas y no haya existencia eso quede registrado, no tendremos la real demanda. Entonces, la demanda real podría ser mucho mayor que las ventas y, sin embargo, no nos damos cuenta de eso.

Como vemos, los problemas de ordenamiento bajo incertidumbre (casi todos son así), son complejos, pero abordarlos bien puede ser de mucho valor para un negocio.

Les dejo una pregunta para pensar y discutir: ¿En qué otra situación, que no sea “comercio minorista”, la demanda está sujeta a variabilidades e incertidumbres?

Lee aquí un artículo de Harvard Business Review que comenta, en un contexto estratégico, la diferencia entre ventas y demanda.

 

 No hay comentarios

Déjanos tu comentario

Nombre del CursoEficacia Operacional

Diplomados asociados

volver al inicio
X