Buscar temas
Artículos

Inversiones: ¿Cuándo el riesgo es malo?

Gonzalo Cortázar

Escrito por Gonzalo Cortázar Ph.D UCLA, EE.UU.

riesgo

Las personas racionales diversifican sus inversiones. Es decir, “no ponen todos los huevos en la misma canasta”.

A veces la diversificación de las inversiones es muy efectiva, pues combinando activos se puede eliminar todo el riesgo. Pensemos en una empresa que sufre si el clima es muy lluvioso (una fábrica de helados), mientras que otra se puede beneficiar con este clima (una fábrica de paraguas).

Si se compran acciones de ambas empresas, entonces dependiendo del clima, siempre una gana y la otra pierde, y el resultado conjunto puede ser constante. Un ejemplo análogo se puede hacer con varios clubes de fútbol: ¡alguno saldrá campeón!

Sin embargo, la mayoría de los activos no se comportan así. Y algunas noticias (por ejemplo, una recesión, un incremento de la inflación o un nuevo tratado comercial) afectan a casi todas las empresas.

¿Beta alto o bajo?

Aun cuando la mayoría de las empresas reacciona sincronizadamente ante una misma noticia (todas suben o todas bajan) la magnitud del impacto es diferente entre las distintas firmas.

Pensemos, por ejemplo, en el sector inmobiliario o automotor. Ante pequeñas reducciones en la situación económica estos sectores tienden a frenarse, teniendo fuertes caídas en sus ingresos. Se dice que estas empresas tienen un “beta” alto.

Por otro lado, hay activos que son menos sensibles a cambios en las perspectivas económicas, manteniendo retornos relativamente constantes, independientemente de lo que ocurra en el mercado. Se dice que estas empresas tienen un “beta” bajo.

La teoría financiera dice que activos con un beta bajo son muy demandados por los inversionistas, pues permiten construir una cartera poco riesgosa, característica muy deseada por quienes participan en el mercado accionario. Esta mayor demanda hace que el precio de estos activos suba y, por lo tanto, su retorno futuro sea más bajo.

En cambio, los activos con un beta alto son menos demandados, con lo que sus precios bajan, ofreciendo un retorno futuro más alto.

Comparar dos inversiones

Comparemos el comportamiento de dos inversiones: una de estas consiste en invertir en las acciones de las 40 empresas más importantes agrupadas en el índice IPSA, y la otra invertir en el índice de bonos invertibles de RiskAmerica desde enero de 2010.

La Figura 1 muestra cómo invertir en el IPSA genera mayores retornos en el largo plazo, teniendo “por definición” un beta igual a 1. En cambio, el índice de bonos, que tiene un beta cercano a cero, posee en general menores retornos.

Figura 1. Rentabilidad acumulada del IPSA y del Índice de Bonos Invertibles RiskAmerica

Fuente: www.RiskAmerica.com

La razón se muestra en la Figura 2, donde ante variabilidades del mercado expresados en su IPSA, la variabilidad de la cartera de bonos es mucho menor.

Figura 2. Riesgo del IPSA y del Índice de Bonos Invertibles RiskAmerica

Fuente: www.RiskAmerica.com

Lee aquí un artículo sobre cómo armar una cartera de inversiones, considerando entre otros, la aversión al riesgo del inversionista, la rentabilidad esperada y la volatilidad de la cartera.

 No hay comentarios

Déjanos tu comentario

Nombre del CursoGestión Financiera

Diplomados asociados

volver al inicio
X