Buscar temas
Artículos

Inversiones: ¿Cuándo el riesgo es bueno?

Gonzalo Cortázar

Escrito por Gonzalo Cortázar Ph.D UCLA, EE.UU.

riesgo

¡Cómo que el riesgo puede ser bueno! Así es, pero todo depende de la flexibilidad del activo.

¿No es acaso bien sabido que las personas son aversas al riesgo? Y que debido a esto tienden a descontar los flujos de caja riesgosos a una tasa mayor.

Todo eso es cierto, pero dependen de un supuesto que algunas veces no se cumple: que los flujos esperados no cambian con el riesgo.

Pero a veces los flujos esperados crecen con el riesgo, como explicaremos a continuación. Esto ocurre, por ejemplo, con muchos proyectos de inversión.

La importancia de la flexibilidad

Los proyectos de inversión pueden tener una característica que no poseen la mayoría de los activos financieros: la flexibilidad que tiene su dueño de modificar decisiones, de modo de adaptarse a eventos a medida que ellos ocurren.

Esto no ocurre, por ejemplo, con el dueño de una acción. Si las espectativas de flujos futuros por dividendos se reducen, el accionista no tiene muchas formas de reaccionar frente a esta disminución en la rentabilidad de su inversión.

Para estos activos el riesgo es malo: a mayor riesgo valen menos.

¿Opciones o acciones?

Los proyectos de inversión muchas veces tienen flexibilidades que hacen que se asemejen mucho más a opciones (que son inversiones flexibles) que a acciones (que son inversiones rígidas).

Las opciones ayudan a afrontar escenarios futuros volátiles, permitiendo incrementar las ganancias en los tiempos buenos.Y limitar las pérdidas en los malos.

Existen múltiples flexibilidades potenciales que puede tener un proyecto. Las más comunes son la Opción de Cierre/Abandono, la posibilidad de detener un proyecto si los flujos son muy negativos, y  la Opción de Posponer, de postergar un proyecto y esperar mejores escenarios que maximicen su valor económico.

Pensemos en un proyecto minero de cobre. Todos sabemos que el precio del cobre es muy variable. La Figura 1 muestra el precio del cobre durante los últimos 10 años. Se puede apreciar que la libra de cobre ha oscilado entre menos de US$1,25 y más de US$4,5.

Figura 1. Precios del cobre durante la última década

Fuente: www.RiskAmerica.com

Si Ud. fuera el dueño de una mina cuyo costo de extracción fuese cercano a los US$2 ¿qué prefería, que el precio se mantuviera constante en un valor medio bajo los US$3 (donde ganaría siempre menos de US$1) o que oscilara de acuerdo a la Figura 1?

La respuesta es: depende. Si el proyecto fuera muy flexible, permitiendo variaciones en los niveles de producción sin incurrir en costos unitarios importantes, entonces sería mucho mejor tener precios variables.

La razón es simple: la flexibilidad del proyecto permitiría aprovechar los precios altos, pero también entrega protección contra los precios bajos mediante el cierre de la operación, evitando de este modo las pérdidas.

En el caso de proyectos flexibles, el riesgo es bueno, pues aumenta los flujos esperados.

Este enfoque de valorización se denomina de opciones reales y permite valorizar adecuadamente proyectos flexibles en condiciones de alto riesgo.

Lee aquí un artículo sobre cómo aprovechar la incertidumbre para ganar.

 No hay comentarios

Déjanos tu comentario

Nombre del CursoGestión Financiera

Diplomados asociados

volver al inicio
X