Buscar temas
Artículos

Ética: Qué esperamos de la “buena” política

Monseñor Fernando Chomali

Escrito por Monseñor Fernando Chomali Ph.D Gregoriana, Italia

buena politica

A quien se dedica a la política se le exige virtudes superiores porque con su actuar rige el destino de muchas personas.

De todas las actividades humanas, la política, por lejos, es la más relevante y excelsa, pues se dedica a realizar acciones y promover leyes para lograr el bien de todos los ciudadanos.

Quien se dedica a la política está llamado, por la naturaleza de su cargo, a generar políticas públicas de corto, mediano y largo plazo, tendientes a que todos y cada uno de los ciudadanos logre la máxima realización de su vida personal, familiar y social. Ello a través tanto de su esfuerzo personal y de las condiciones que la sociedad ofrece para la consecución de tales nobles fines.

La política como servicio a los ciudadanos

El político logra acceder al espacio que le permite generar influencia a través del voto de los ciudadanos, a los que se debe. Desde este punto de vista, es mucho lo que los ciudadanos esperan de quien se dedica a la política.

En primer lugar, que tenga clara consciencia del impacto que tiene para las personas su actuar y la urgencia de que esté solo inspirado en mejorar la situación de vida de la población y no por intereses personales.

Quien se dedica a la política debe estar libre toda presión de cualquier grupo económico o ideológico que quiera imponer sus intereses personales a los intereses de la comunidad.

Las virtudes que se esperan en el buen político

Quien se dedica a la política debe ser una persona creíble y para ello debe estar dispuesto al escrutinio público de su vida. Sería muy contradictorio que tuviera un discurso en el ámbito de político y otro, con los hechos, en la vida privada. Al hombre y la mujer que se dedica a la política se les exige virtudes superiores porque con su actuar rige el destino de muchas personas.

Debe tener una mirada de conjunto de la sociedad de tal manera de no dejarse llevar por la urgencia, o bien por la conveniencia política de cara a la mera obtención de votos. Ello exige convicciones profundas y bien arraigadas, que se defienden incluso en contra de su propio beneficio. Es decir, se le exige coherencia.

Las formas de la política

Quien se dedica a la política debe tener y vivir principios prepolíticos fundamentales para poder ejercer su cargo de buena manera.

La cortesía, un lenguaje adecuado, amplios conocimientos de la materia que se está tratando, saber escuchar, saber encontrarle la razón incluso al contrincante político, así como nunca usar la fuerza ni atentar contra la buena fama de otros, son valores que han de estar siempre presentes, pues constituyen la base desde la cual se puede ejercer el derecho a opinar, disentir y actuar en consecuencia.

El hecho de que muy pocos jóvenes se quieran dedicar a la política es muy grave y debiese llevar a un profundo análisis de lo que está ocurriendo en el mundo político que lleva las riendas del país.

Les dejo una pregunta para reflexionar. La “buena política” es un pilar fundamental para el desarrollo del país, ¿cómo atraer a nuevas personas, particularmente los jóvenes, a hacer del servicio a los demás, a través de la política, una forma de vida?

 No hay comentarios

Déjanos tu comentario

Nombre del CursoÉtica y RSE

Diplomados asociados

volver al inicio
X