Buscar temas
Artículos   |   Derecho

Economía colaborativa: ¿Oponerse o regularla?

Cristián Saieh

Escrito por Cristián Saieh MBA ICADE, España

Economia colaborativa

La economía colaborativa es una realidad aplastante y vertiginosa. Imposible negarla, pero requiere regulaciones.

La semana pasada vimos con preocupación el episodio sucedido en el Aeropuerto de Santiago, respecto al actuar de un carabinero frente a la negativa de un conductor de Uber de obedecer sus instrucciones para el control de identidad. Este hecho puso nuevamente en la discusión pública la necesidad de una regulación de los nuevos servicios que la economía de la mano de internet ha generado.

La web no solo ha cambiado la velocidad de las comunicaciones. Ha transformado la economía, generando aumento en opciones y ofertas para los consumidores y, consecuentemente, en las formas de consumo.

Confianza sistémica entre extraños

Dentro de estas nuevas opciones está la denominada economía de la colaboración, en la que personas o empresas vinculan clientes, proveedores de productos y servicios que se encuentran subutilizados.

Ejemplos como Uber, Airbnb, compartomimaleta, entre otros tantos, ayudan a particulares a compartir sus bienes de forma fácil, rápida, por corto tiempo y sin necesidad de mayores formalidades.

La clave de estos servicios ha sido desarrollar confianza sistémica entre extraños, lo que se traduce en facilidades para los consumidores, mayor competencia y una asignación eficiente de recursos y reducción de costos de transacción. Es lo que se ha denominado la tercera revolución de intenet o internet 3.0.

Desafíos de regulación

No obstante, los evidentes beneficios de esta nueva economía, surgen nuevos retos y desafíos. Entre otros, encontramos los aspectos tributarios de las transacciones, la competencia leal, las regulaciones particulares de ciertos negocios, la protección de los derechos de los consumidores. E incluso, aspectos relacionados con asuntos penales, y otros vinculados a la moral, las buenas costumbres y el orden público.

¿Qué hacer ante esta realidad aplastante y vertiginosa? Probablemente, la respuesta no es oponerse. Es entenderla, ayudar a enfocarla y procurar que se cumplan todas las regulaciones que permiten que los mercados continúen funcionando con las menores trabas posibles. Y con los mayores incentivos necesarios para el cumplimiento de las obligaciones, especialmente las tributarias y de protección de la competencia y los consumidores.

Lee aquí, en inglés, sobre Uber y el futuro de la regulación en Estados Unidos.

Esta columna contó con la colaboración de Marcelo Marzouka, coordinador de investigación del Programa de Negociación UC.

 No hay comentarios

Déjanos tu comentario

Tema del CursoDerecho en la Empresa

Diplomados asociados

volver al inicio
X