Buscar temas
Artículos   |   Retail

¡La economía colaborativa es parte del retail!

Denisse Faúndez

Escrito por Denisse Faúndez MBA y M.Sc. UC, Chile

El peso de la economía colaborativa en Chile no está muy claro, pero ¡va para arriba!

El retail es el dueño de la relación con los consumidores. Hay retail tanto en el supermercado o en la farmacia como en el heladero del microbús, por lo tanto, ¿hay retail también en quien vende su bicicleta usada por Facebook?

Claro que sí, la persona que vende su bicicleta es parte de la economía colaborativa. Esta refiere a la interacción entre individuos por medio de una plataforma digital para compartir holguras o excesos, o reasignar la propiedad de un bien que ya no es útil para el dueño original.

El término de economía colaborativa parte en 2007 y se populariza en 2010 con el éxito de muchas empresas que se dedican a conectar personas y servir con sus plataformas como Zipcar o Ebay. ¡La tecnología ha posibilitado la confianza entre personas que no se conocen, ni se han visto nunca, y esto ha provocado cambios comerciales y culturales enormes!

La base de esta economía es la confianza y la reputación, de allí la importancia de las referencias, estrellas, o cualquiera forma de asignación de puntajes por los intercambios, servicios o ventas. Y clave también es la plataforma digital que contacta en tiempo real a personas con necesidades compatibles. Todos los días aparecen nuevas ideas y aplicaciones.

Rachel Bostman es considerada una de las líderes del consumo colaborativo y ella establece tres sistemas que conforman la economía colaborativa:

1. Sistemas de redistribución: En este sistema las plataformas mueven productos desde donde no son necesitados a donde sí lo son. Bostman habla de las 5 Rs: reducir, reusar, reciclar, reparar, redistribuir; así se alarga la vida útil de un producto y por lo tanto disminuye la pérdida de valor. Ejemplos hay muchos, en especial para venta de productos de segunda mano como: Feria ferió, Baby garage, Bazar Vintage, entre muchas otras.

2. Sistemas para acceder a productos o servicios: La idea de fondo es que no es necesario poseer el producto en sí, sino la experiencia de uso que este entrega. Por ejemplo, los sistemas de bicicletas como Mobike o el de automóviles Awto. No necesito la bicicleta o el auto, necesito el servicio que me otorgan.

3. Sistemas para compartir el estilo de vida: Se intercambian habilidades, tiempo, dinero, etc. Acá aparecen empresas como Broota o Alba Babysitters.

Qué pasa en Chile

El peso de la economía colaborativa en nuestro país no está muy claro. Imagine lo difícil que es trackear las ventas por Facebook o Instagram. Sin embargo, las cifras varían desde 250MM USD a 600MM USD anuales entre las distintas fuentes.

Los beneficios son muchos, como la sustentabilidad, el alargar la vida de los productos impacta en un consumo moderado y el consiguiente beneficio medioambiental; una mayor eficiencia del uso, como el caso de las bicicletas o automóviles. Y la democratización del acceso a productos y servicios, ya sea por menores precios (en el caso de la venta de productos de segunda mano) o porque no necesitas comprar un producto para disfrutar su uso.

Parece que la economía colaborativa llegó para quedarse, pero aún nuestra legislación no se ajusta a los tiempos y falta mucho por hacer. Hay vacíos en cuanto a impuestos, garantías, seguros, etc., que deberían ser trabajados en el corto plazo para un mejor desarrollo de esta forma de relacionarnos.

Tan solo piense en Uber y todos los problemas que se han generado por esta falta de regulación. Es súper urgente que se resuelvan estos vacíos, pues la economía colaborativa, ¡solo va hacia arriba!

Mira esta charla TED de Rachel Botsman:

 

Lee aquí un artículo sobre retail y el valor de un like.

 No hay comentarios

Déjanos tu comentario

Nombre del CursoGestión del Retail

Diplomados asociados

volver al inicio
X