Buscar temas
Artículos   |   Organización

¿Cuáles son los defectos y bondades de la organización burocrática?

Darío Rodríguez

Escrito por Darío Rodríguez Ph.D Bielefeld, Alemania

Una de las bondades de la organización burocrática es que permite parar excesos como los recientes de Trump y Kim Jong-un.

La organización burocrática da constantemente muestras de ser capaz de poner obstáculos a las reformas orientadas a mejorar sus vicios, pero también exhibe virtudes que solo se pueden agradecer. Consideremos un par de ejemplos de las semanas pasadas.

Mala gestión en hospitales

Para evitar el mal uso político de los cargos más relevantes, se definieron algunos puestos públicos clave como de “Alta Dirección Pública”. Con esto se esperaba mantener la probidad y la capacidad de gestión muy por encima del clientelismo, dando así continuidad a la gestión de proyectos de largo alcance, de interés del país entero.

Sin embargo, recientemente hemos visto que algunos hospitales públicos han llegado a ser señalados como los peores de Chile, debido a la mala gestión de sus directores, muchos de ellos nombrados de acuerdo con la norma de alta dirección pública.

La pésima administración de estos “altos directores públicos” da que pensar acerca del modo en que ciertas personas ocultan su mediocridad y burlan los mecanismos diseñados para mejorar el aparato del Estado.

Lucran así de posiciones, de tanta importancia como la de director de un hospital (incluso de niños), en las que la prioridad debería ser brindar siempre mejores servicios.

¿Cómo es posible que la burocracia sea incapaz de reaccionar a este manejo doloso que la lleva a hacer exactamente lo contrario de lo indicado en su misión?

Parelé a líderes todopoderosos

Felizmente las organizaciones burocráticas no solo muestran defectos. También logran evitar que la locura de líderes todopoderosos e insensatos conduzca al mundo por aterradores derroteros de angustia y muerte.

La sólida gestión de grandes organizaciones opera, en este caso, sin estridencias sino sobriamente, anulando las bravatas y enardecidos gestos de los más altos representantes del Estado.

Basta con recordar que, meses atrás, el mundo fue estremecido por la encendida polémica entre Donald Trump y Kim Jong-un. Las mutuas amenazas de destrucción eran acompañadas con lanzamientos de misiles de prueba y desplazamientos de tropas y naves hacia lugares estratégicos.

El mundo veía con horror que la guerra nuclear se tornaba cada vez más inevitable. Sin embargo, tanto en Estados Unidos como en Corea del Norte, hubo movimientos de control por parte las altas jerarquías burocráticas que consiguieron apaciguar a sus inestables jefes y orientarlos por un camino de entendimiento que parecía imposible.

La pérdida de valores que caracteriza la gestión de algunas organizaciones, contrasta con la integridad de otras. Los invito a reflexionar al respecto y a compartir entre ustedes y con nosotros sus consideraciones sobre esta intrigante propiedad de las organizaciones burocráticas.

Les dejo algunas preguntas para reflexionar: ¿Cree usted que los directores de esos hospitales deben ser despedidos por su mala gestión o se les debe dar otra oportunidad, debido a que fueron nombrados según la norma de “alta dirección pública”? ¿Sería preciso modificar la forma de selección de los postulantes a esta importante categoría?

Lee aquí sobre organización burocrática, y en este otro enlace, sobre comunicaciones y toma de decisiones.

 No hay comentarios

Déjanos tu comentario

Nombre del CursoDesarrollo Organizacional

Diplomados asociados

volver al inicio
X