Buscar temas
Artículos

Análisis de estados financieros: ¿Cómo gestionar bien el efectivo en la empresa?

Claudio Tapia

Escrito por Claudio Tapia MFin MIT, EE.UU.

efectivo en la empresa

Demasiado efectivo en la empresa no es óptimo en términos financieros y muy poco, conlleva riesgo de liquidez.

El efectivo y equivalentes (la caja de una empresa) es probablemente uno de los ítems más seguidos por los administradores de las empresas.

Sobre todo, para compañías más pequeñas donde los ingresos y egresos significan poco para la gestión en comparación con las entradas y salidas de caja (recuerden el principio del devengado que genera la diferencia entre un ingreso reconocido y un ingreso percibido en un período contable).

La caja y los equivalentes a efectivo representan los activos más líquidos de una empresa, que permitirán honrar sus compromisos y realizar sus operaciones.

También existen otros activos que aportan a la liquidez de la empresa y que se deben monitorear de forma correcta con el fin de estimar las reales necesidades de liquidez de la firma. Por ejemplo, sus cuentas por cobrar y en particular su relación con sus cuentas por pagar.

En análisis de estados financieros, la liquidez de las cuentas por cobrar se evalúa en función del índice de días en cuentas por cobrar:cuentas por cobrar

El índice de días en cuentas por cobrar, representa el tiempo promedio que la empresa debe esperar entre que realiza la venta y recibe el dinero por la misma. Más días en cuentas por cobrar podrían implicar una disminución de la liquidez de la empresa, dado que muchas veces los costos relacionados a una venta ya se han pagado.

Empresas con días en cuentas por pagar mayores a sus días en cuentas por cobrar pueden financiarse (a bajo costo o incluso gratis) con sus proveedores.

Es decir, dado que estas empresas pagan sus cuentas por pagar en plazos mayores a lo que les toma cobrar sus cuentas por cobrar, disminuyen o incluso eliminan el costo asociado a obtener liquidez para pagar sus compromisos de corto plazo.

Buscar liquidez en terceros

El caso contrario implica que la empresa deberá buscar liquidez de terceros para financiar el período donde no recibe aún el pago de sus clientes.

Dos alternativas comúnmente usadas para este fin son las líneas de crédito y el factoring. En este último, las empresas pueden liquidar sus cuentas por cobrar factorizándolas, es decir, traspasando a una institución financiera el derecho a recibir el pago de la factura asociada, a cambio de obtener un monto hoy.

Este monto será menor al monto nominal de la factura traspasada, debido a que se descuentan las tasas de interés y comisiones asociadas a la operación.

Demasiada caja no es óptima en términos financieros y muy poca caja conlleva riesgo de liquidez.

Un adecuado seguimiento de las cuentas por cobrar y cuentas por pagar permite estimar los flujos de caja y conservar las provisiones necesarias para optimizar el funcionamiento de la empresa, evaluando correctamente sus necesidades de liquidez en el corto plazo.

Les dejo una pregunta para reflexionar: ¿Están bien evaluados en sus empresas los costos de la liquidez mantenida para operar?

 1 comentario

Déjanos tu comentario

Nombre del CursoAnálisis de Estados Financieros

Diplomados asociados

volver al inicio
X