Buscar temas

¿Cómo evitar errores al tomar decisiones grupales? Tema del Curso: Dirección de Empresas

decisiones grupales

Desde los albores de la humanidad hemos tomado decisiones grupales. Esta capacidad de utilizar nuestra inteligencia colectiva ha afectado nuestra evolución y nos ha hecho más inteligentes individualmente.

La gracia de tomar decisiones grupales es que cada uno aporta perspectivas que en su conjunto generan el todo.

El desafío, sin embargo, está en cómo agregamos esta información individual. Aquí es donde se producen los errores.

Los grupos son proclives a cometer los siguientes cuatro errores:

1. Amplificar los errores individuales.

2. “Efecto cascada”: los miembros tienden a perpetuar los argumentos y acciones de quienes los preceden.

3. Polarizarse y terminar tomando decisiones más extremas que las que inicialmente habrían tomado individualmente.

4. Enfocarse en lo que todos saben, más que en la información crítica que pocos manejan.

Todos estos errores se explican por dos dinámicas:

El uso de señales de comportamiento: Las personas aprenden de otros y las acciones que observamos pueden ser fuente de información sobre cómo actuar. De ahí el aforismo “a donde fueres, haz lo que vieres”.

El problema se produce cuando los miembros de un grupo reciben información o señales equivocadas que amplifican y perpetúan los errores.

Las presiones reputacionales: Nos adaptamos a los comportamientos, actitudes y valores de otros para disminuir rechazo o buscar aceptación. Este problema se exacerba cuando hay personas con mucho poder o autoridad dentro de un grupo.

De ahí el concepto “yes-man” que utilizan los norteamericanos para referirse a las personas que siempre dicen que sí a su jefe.

Técnicas para mejorar la toma de decisiones grupales

Hay distintas técnicas para mejorar la toma de decisiones grupales.

La más fácil es silenciar al líder del grupo, por cuanto sus opiniones pueden sesgar las respuestas de quienes le siguen e inhibir desacuerdos.

Idealmente los líderes debiesen abstenerse de tomar una posición al inicio, para estimular que emerja más información de los miembros del grupo.

Otra técnica es estimular el pensamiento crítico. Cuando las personas guardan silencio durante el proceso de deliberación, generalmente lo hacen por temor.

Los líderes, entonces, deben estimular la entrega de información especialmente si va a contrapelo. Esto evita que las personas se autocensuren.

Lo tercero es recompensar el éxito grupal, más que el individual. El “efecto cascada” disminuye cuando la gente percibe que el éxito de la decisión grupal supera los costos de entregar información individual.

Normas y roles

Para contrarrestar los efectos reputacionales es útil establecer normas y roles para el proceso de deliberación.

Antes de iniciar una reunión, definan quienes serán los encargados de analizar qué tema y un plan de trabajo.

El objetivo es tener normas que favorezcan la plena utilización de los conocimientos y habilidades de los integrantes del grupo.

Finalmente, el viejo juego del “abogado del diablo” es útil para evitar la autocensura y provocar el pensamiento crítico. Esto puede ser a nivel individual o grupal.

En este último caso, dos equipos compiten entre sí para encontrar errores o explotar vulnerabilidades en los argumentos de otros.

Para finalizar les dejo dos preguntas: ¿Ha estado en una reunión donde usted calló para evitar problemas? Si es así, ¿qué causó su silencio y qué podría haber hecho para evitarlo?

 

 No hay comentarios

Otros artículos de Julio Pertuzé

Déjanos tu comentario

volver al inicio
X