Buscar temas

Curvas de restauración: Conoce una herramienta gráfica para evaluar la resiliencia de la infraestructura Tema del Curso: Gestión de la Construcción

resiliencia de la infraestructura

El término resiliencia ha tomado gran relevancia en los últimos años. Para evaluarla debemos comenzar por entender qué se entiende por ella, especialmente la resiliencia de la infraestructura. Pero vamos por parte.

La resiliencia corresponde a las capacidades de un sistema expuesto a una amenaza, para anticiparse, resistir, absorber, adaptarse y recuperarse de sus efectos de manera oportuna y eficaz. Ello, para lograr la preservación, restauración y mejoramiento de sus estructuras y funciones básicas (CREDEN, 2016).

¿Y por qué nos interesa tanto este concepto? Básicamente, porque la historia nos ha demostrado que somos un país expuesto y vulnerable ante amenazas naturales. Esto se ve reflejado en que entre 1980 y 2011, Chile tuvo en promedio pérdidas anuales de alrededor del 1,2% de su PIB debido a la ocurrencia de desastres naturales (UNISDR, 2015).

Curvas de restauración

Pero, ¿cómo evaluamos la resiliencia de una infraestructura? Una manera de hacerlo es mediante el uso de curvas de restauración. Estas representan el nivel desempeño de un sistema, ya sea a nivel de elemento o de red, en función del tiempo (ND(t)).

De esta forma, reflejan el efecto directo de la caída del nivel de servicio de una infraestructura ante la ocurrencia de un evento natural.

En la figura se muestra una curva de restauración genérica, asumiendo la recuperación total del nivel de desempeño de la infraestructura.

Curva de restauración genérica de un sistema

curva de restauracion generica de un sistema

Antes de la ocurrencia de un evento natural, la infraestructura opera en condiciones normales con un determinado nivel de desempeño inicial ND1. En el instante t1 ocurre un evento natural, el cual genera una caída prácticamente instantánea en la condición de la infraestructura, implicando un nivel de servicio remanente ND2.

Así, el evento produjo una pérdida de nivel de desempeño de la infraestructura de ND1–ND2. Esta caída generada por el evento es llamada vulnerabilidad, pues representa la susceptibilidad al impacto de la infraestructura evaluada.

Una vez ocurrido el evento, se aplican medidas de restauración sobre la infraestructura, permitiendo que el sistema vuelva a su desempeño inicial (o incluso mejor) en el instante de tiempo t2. Este lapso en que se restaura el desempeño de la red (t2–t1) se denomina tiempo de recuperación (tR).

Culminado este período, la infraestructura mantiene su nivel de desempeño ND1 hasta t3, instante que puede corresponder al fin de la vida de servicio de la infraestructura. O bien, al momento de ocurrencia de otro evento natural que afecte al sistema.

Cuantificar la resiliencia

Así y todo, recordando que el concepto de resiliencia abarca tanto la resistencia como la recuperación de la infraestructura, se tiene que la resiliencia del sistema está dada por el inverso multiplicativo del área achurada en la figura.

formulaEl área achurada corresponde a la superficie encerrada por la línea horizontal que marca el nivel de desempeño inicial (ND1) y la curva de restauración (ND(t)). Así, mientras menor sea la vulnerabilidad y el tiempo de recuperación, más pequeña será el área achurada y por ende más resiliente será la infraestructura.

Para finalizar les dejo una pregunta para discutir y reflexionar: ¿Qué estrategias y técnicas de construcción implementarían en las distintas etapas del ciclo de vida de una infraestructura tanto a nivel de proyecto como de red para hacerla más resiliente?

Referencias

Lee aquí sobre la Comisión Nacional para la Resiliencia frente a Desastres de Origen Natural (2016). Hacia un Chile resiliente frente a desastres: una oportunidad. Santiago, Chile: Consejo Nacional de Innovación para el Desarrollo.

United Nations Office for Disaster Risk Reduction (2015).Global assessment report on disaster risk reduction. Geneva, Switzerland: United Nations. Lee aquí, en inglés.

 

 No hay comentarios

Otros artículos de Hernán de Solminihac

Déjanos tu comentario

volver al inicio
X