Buscar temas

Aprende a gestionar la innovación, para que no se quede solo en una buena idea Tema del Curso: Gestión de la Innovación

Aprende a gestionar la innovación

¿Se puede gestionar la innovación? La respuesta es sí, pero por su alta complejidad, no tiene una forma universal como ocurre en otras disciplinas. No existe un solo modelo idóneo para los diversos tipos de innovación que tienen lugar en diferentes contextos y para diferentes objetivos.

De hecho se observan fuertes diferencias dependiendo del tipo de industria (commodities, productos diferenciados, servicios, etc.), del tipo de innovaciones (incremental o radical, producto o proceso) e incluso dependiendo del contexto país (desarrollado o en vías de desarrollo).

Sin embargo, esta alta heterogeneidad no significa que no haya nada en común. La literatura ha identificado algunos patrones que se encuentran presentes con distintas especificidades en las organizaciones que incorporan la innovación en forma sistemática como fuente de diferenciación estratégica y competitividad.

Podemos definir la “innovación” como el proceso dinámico a través del cual una nueva idea o un nuevo conocimiento se implementa para crear un significativo nuevo valor en la sociedad.

Esto implica que tiene dos grandes componentes: (i) la generación de nuevas ideas que aporten valor y (ii) la capacidad de implementar esas nuevas ideas.

Proceso genérico de innovación

La innovación se plasma a través de proyectos ad-hoc que se caracterizan por tener altos niveles de incertidumbre de mercado, tecnológica y como consecuencia, financiera. La figura a continuación muestra un esquema simplificado de las principales componentes del proceso genérico de la innovación.

Aprende a gestionar la innovaciónEste se asemeja a un embudo donde en su ancha parte izquierda, recibe una cantidad importante y ojalá continua de nuevas ideas.

En su parte derecha salen los nuevos productos, servicios o procesos, que normalmente son una fracción menor del total de ideas ingresadas pero que tienen un alto potencial de agregar un significativo nuevo valor en el mercado.

El avance de las ideas a lo largo del proceso está determinado por los puntos de control o filtros donde se evalúa el estado de cada proyecto.

En estos se decide si el proyecto está en condiciones de pasar a la siguiente etapa, si requiere mayor trabajo en la etapa actual o si es preferible eliminarlo ya que se ven pocas o nulas posibilidades de éxito.

Las etapas no siguen una secuencia lineal

Es importante señalar que este proceso es una enorme simplificación de la realidad, sin embargo nos permite tener una idea general de su lógica y de sus principales actividades.

En la realidad las diferentes etapas no siguen necesariamente una secuencia lineal. Y para que el proceso opere requiere de un contexto organizacional e incluso interorganizacional que promueva y estimule la generación y desarrollo de nuevas ideas, el trabajo en equipo, el ensayo y error, entre otros. Es decir, de una cultura de innovación.

 1 comentario

Otros artículos de Alfonso Cruz

Déjanos tu comentario

  • Marco A. Grondona

    excelente, me encantaría ir a una charla de esto. es justo lo que buscaba en mi planificacion

volver al inicio
X