Buscar temas

¿Pueden los estados tributarios reemplazar a los estados financieros? Tema del Curso: Análisis de Estados Financieros

estados financieros

Es común en el mundo de la contabilidad y del análisis de estados financieros hacer la distinción entre estados financieros (bajo IFRS) y tributarios (contabilidad tributaria). ¿Cuáles son las diferencias entre ambos?, ¿por qué no usar solo una convención?

La mayoría de los eventos registrados en los estados financieros determinarán el reconocimiento, según corresponda, del ingreso o gasto tributario por impuesto a la renta del período y el correspondiente activo o pasivo a pagar en abril del año siguiente. Estos eventos no generan diferencias entre el cálculo de utilidades en base financiera y en base tributaria.

Diferencias temporarias versus permanentes

Sin embargo, existen hechos que si bien son reconocidos en el presente ejercicio, generan en los estados financieros, activos o pasivos a pagar por impuesto a la renta en un ejercicio diferente.

Lo anterior se conoce como diferencias temporarias, dado que determinarán un menor pago de impuesto en un período, pero un mayor pago de dicho impuesto en períodos futuros o viceversa.

Un ejemplo de diferencia temporaria es el uso de depreciación acelerada para el cálculo del impuesto a la renta y de depreciación sobre vida útil normal para efectos financieros.

Los primeros años se generará un pasivo por impuesto a la renta diferido (para reconocer el menor pago de impuestos). Este se irá extinguiendo hasta la vida útil normal del activo depreciado, a medida que se paguen los impuestos ahorrados en los años anteriores.

Sin embargo, en términos de gestión, el desgaste del activo se produce año a año, a medida que se utiliza dicho activo.

Ingresos no facturados

Otro ejemplo son los ingresos por servicios o ventas ya realizados que aún no han sido facturados. Estos no representarán ingresos para efectos tributarios sino hasta que se emita la factura, o gastos reconocidos en un período que no constituyen gastos aceptables para efectos tributarios. Por ejemplo, provisiones por garantías de productos vendidos, por vacaciones del personal o por estimación de incobrables.

Si bien estas disminuyen la utilidad financiera de la empresa en el período correspondiente, solo significarán un menor pago de impuestos en el momento en que se materialicen como gastos efectivos.

Por otro lado, existen hechos registrados en los estados financieros que nunca afectarán el cálculo de impuesto a la renta. Y por lo tanto, no generarán activos ni pasivos por impuestos diferidos (diferencias permanentes). Por ejemplo, gastos no aceptados tributariamente como el pago de sanciones penales y administrativas.

La contabilidad con fines tributarios deja de lado ciertos supuestos/convenciones internacionalmente aceptados que buscan representar de mejor forma la gestión y funcionamiento del negocio. Y por lo tanto, puede no ser la óptima para la toma de decisiones interna o para comunicar información relevante a inversionistas.

Les dejo una pregunta para comentar: ¿Qué aspectos de la gestión de sus empresas podrían ser monitoreados mediante sus estados financieros?

Lee aquí un artículo sobre por qué los estados financieros son una herramienta útil para apoyar la gestión.

 No hay comentarios

Otros artículos de Claudio Tapia

Déjanos tu comentario

volver al inicio
X