Buscar temas

Los equipos excepcionales sí existen, les comparto un caso Tema del Curso: Liderazgo

Equipos excepcionales

Espero que más de alguna vez hayas tenido la experiencia de liderar un equipo excepcional y te hayas dado cuenta mientras lo hacías.

Pero ¿qué es para mí un equipo excepcional? Es aquel que logra realizar algo que engrandece la vida, es feliz mientras lo hace y después cuando lo recuerda.

El año 2012 se cumplían 20 años desde la primera vez que un equipo de montañistas sudamericanos ascendió al Monte Everest, grupo que tuve el honor de liderar.

Este logro deportivo engrandeció la vida de muchos, significó un importante germen para innovar y desarrollar nuevos aprendizajes asociados a la manera de construir equipos de trabajo en las organizaciones y, particularmente, de cómo ejercer el liderazgo frente a desafíos que parecen inalcanzables.

Por esto, era pertinente celebrar este aniversario en grande. Producto del empeño y energía de jóvenes montañistas surge la posibilidad de realizar una nueva ascensión al Everest.

¿Pero qué engrandecería la vida esta vez, qué nos haría felices durante la expedición y después al recordarlo?

Surge la alternativa de que se incluya en el equipo a miembros del Ejército de Chile, institución que aún no tenía este logro.

Sería una instancia valiosa para representar la complementariedad cívico–militar y como parte del desarrollo cultural del país que tiene deudas en el respeto a la diversidad.

Todos sabemos que el Ejército tiene una dinámica de relaciones verticales y estructuralmente rígidas en comparación con las características organizacionales de un equipo de trabajo u organización civil, que generalmente es más participativo o democrático.

El Ejército se tomó esta posibilidad muy en serio y aplicó un procedimiento riguroso de selección de los posibles participantes. Profesionales que dejaran bien puesto el nombre de la institución y de Chile, junto con tener la voluntad de transmitir la experiencia en pro del desarrollo organizacional acorde a la cultura militar y sus valores.

Mientras tanto, me hacía algunas preguntas, como por ejemplo: ¿Se podrían adaptar los miembros del equipo a las notorias diferencias culturales de cada uno? ¿Cómo me podía asegurar de que las dos visiones de organización —cívico y militar— se complementarían? ¿Qué valores de ambas culturas debería utilizar para generar cohesión? y muchas otras.

Por supuesto, nada garantizaba el éxito, menos si el equipo estaba compuesto por personas del mundo militar, donde el rango y la obediencia son parte de la conducta natural.

Logramos conformar un equipo de escaladores y montañistas compuesto por 3 personas del Ejército y 8 civiles.

Finalmente, la expedición fue todo un éxito, la mejor manera para conmemorar lo que habíamos logrado 20 años, antes y ahora con otro equipo excepcional.

Todos los medios de comunicación cubrieron esta nueva hazaña deportiva, con la que se engrandeció la vida del país al valorar la diversidad. Fuimos felices mientras nos esforzábamos por lograrlo y muchas veces después cuando la volvemos a recordar, incluso ahora que se las comparto.

Les dejo una pregunta para comentar: ¿De qué manera demuestras en tu liderazgo el valor y respeto a la diversidad dentro de un equipo?

 3 comentarios

Otros artículos de Rodrigo Jordán

Déjanos tu comentario

volver al inicio
X